Carta del Hermano Mayor

Arturo Fernández Sanmartín valora la celebración de nuestra estación de penitencia del pasado Viernes Santo felicitando a hermanos y fieles por su participación y compromiso



Queridísimos hermanos/as del Monte Calvario:

Una semana después del Viernes Santo, me dirijo a vosotros para transmitidos mis sensaciones y primer análisis de cómo fue nuestra salida penitencial y emplazaros para varias cuestiones, que comentaré más adelante.

En primer lugar, quiero decir que, cuando tenía veinte años y acabábamos de reorganizar nuestra Hermandad, yo soñaba –y no era el único– con procesiones perfectas en las que los nazarenos fueran un ejemplo de seriedad y compostura, los tronos fuesen llevados con dignidad y rigor, y todos los participantes, desde el más joven monaguillo al mayor de los penitentes, mostrasen a nuestra ciudad cómo es una procesión exigente y admirable. Pues bien, este Viernes Santo nuestra cofradía se ha aproximado mucho a esa perfección a la que seguro todos nosotros aspiramos. Pocos, muy pocos nazarenos se han sentido incapaces de culminar el recorrido, llegando al Santuario de la Victoria la inmensa mayoría, entre ellos, niños y niñas muy pequeños. Nuestros tronos han recorrido un itinerario exigente, más corto pero con más curvas, y con las rampas más duras en la última parte; sin embargo, nuestros portadores han sabido resistir y mantener el tipo, dando, un año más, muestra de su cariño hacia la Hermandad y sus Titulares, y de su espíritu de equipo, sabiendo llevar a cabo un trabajo colectivo desde el sacrificio individual. Nuestros nazarenos, acólitos y monaguillos han mostrado al público malagueño y forastero cómo hacen su estación de penitencia los hermanos del Monte Calvario. Nuestra comisión externa ha estado atenta a resolver las incidencias e imprevistos, y se ha mostrado eficiente y resolutiva en su tarea tan ingrata al servicio del cortejo. Finalmente, no olvidemos a los miembros de las bandas de música Nuestra Señora de la Soledad y Nuestra Señora de la Paz, respectivamente, que participan en nuestro cortejo; ellos aportan su melodía para que nuestro camino sea realmente espléndido.

Fijaos: si aplicamos a nuestra estación de penitencia adjetivos elogiosos, decimos que ha sido brillante, magnífica, ejemplar... Sin embargo, mucho más importante es que nuestra salida ha sido penitencial y fraterna. Os lo recordé en el Santuario minutos antes de salir y, si algo ha destacado en nuestro recorrido, ha sido su carácter acorde con nuestras Reglas y la armonía entre nosotros. De ambas cosas podemos enorgullecernos. 

Numerosos fallos y errores de orden menor ha habido, y la Junta de Gobierno y cargos procesionales somos plenamente conscientes de ellos, para intentar evitarlos en el futuro. Pero es importante que nos transmitáis vuestras percepciones, pues es la forma de disponer de buena información para seguir mejorando. Bien a través del correo, o los grupos de WhatsApp, en el caso de los portadores. Hacednos saber vuestra opinión del recorrido, del paso por la Catedral, de las nuevas calles en el regreso, de la organización; en fin, de todo aquello que os parezca que hay que mejorar, añadir o suprimir, y tened por seguro que lo tomaremos en consideración.

Además, os recuerdo que la semana que viene, los días 1, 2 y 3 de mayo celebraremos un solemne triduo en honor de San Francisco de Paula en el Santuario de la Victoria, con motivo del 500.º aniversario de su canonización. Y próximamente os informaremos sobre la celebración de nuestra Misa de acción de gracias en la ermita del Monte Calvario, seguida de un almuerzo fraterno para todos los participantes en la salida penitencial y hermanos que asistamos.

Orgulloso de representaros como Hermano Mayor, recibid mi más cordial abrazo,

Arturo Fernández Sanmartín.
Ver más noticias...
Stacks Image 118
Stacks Image 120
Stacks Image 114
Stacks Image 116
Stacks Image 122