Stacks Image 118
Stacks Image 120
Stacks Image 122
Stacks Image 116
Stacks Image 114

Misterio de la Sagrada Mortaja

El Misterio de la Sagrada Mortaja es representado en el primer paso que procesiona la hermandad el Viernes Santo. Lo forman el Santísimo Cristo Yacente de la Paz y la Unidad en el Misterio de su Sagrada Mortaja, Nuestra Señora de Fe y Consuelo, los santos varones –José de Arimatea y Nicodemo– y las tres Marías –María de Cleofás, María Salomé y María Magdalena–.

En la Ermita del Monte Calvario, el Santísimo Cristo Yacente de la Paz y la Unidad en el Misterio de su Sagrada Mortaja y Nuestra Señora de Fe y Consuelo ocupan la principal capilla de la nave izquierda.
Stacks Image 1587

Santísimo Cristo Yacente de la Paz y la Unidad en el Misterio de su Sagrada Mortaja

Antonio Eslava Rubio (Sevilla, 1970).

Se trata de una imagen de tamaño ligeramente inferior al natural, debido a que fue concebido para exponerse en una urna adosada al retablo.

El 26 de febrero de 2006, debido a un incendio fortuito que tuvo lugar en la Ermita del Monte Calvario, la imagen se vio seriamente afectada. Gran parte de la talla quedó calcinada, aunque se reconocían en su totalidad las formas y volúmenes. El imaginero y doctor en Bellas Artes Juan Manuel Miñarro se encargó de la recuperación de la imagen. Tras consolidar el soporte con resinas epoxis, restablecer las partes desaparecidas y aplicar los aparejos, se policromó de nuevo tomando como referencia los restos de policromía que quedaban en los pies y tobillos y los numerosos documentos fotográficos del archivo de la hermandad.

La imagen del Santísimo Cristo se sitúa en el centro del misterio de la Sagrada Mortaja, sobre un catafalco.
Análisis artístico, por Eduardo Nieto Cruz (historiador del arte)
Eslava Rubio ejecutó una talla de proporciones algo más reducidas que el natural -mide casi dos varas castellanas: 1,58 metros- debido al espacio destinado al culto: la primitiva urna que perteneció al desaparecido titular, obra dieciochesca salida de un taller local, que presentaba una configuración compositiva y anatómica sumaria. Es pues, un trasunto teológico en el que la imagen se convierte en tabernáculo de la sangre y del cuerpo de Cristo, expuesto a los pies de su Madre en el altar principal, foco mayor hacia donde se dirigen los fieles durante la liturgia.

Trabajado en madera de pino de Flandes policromada, sigue muy de cerca el lenguaje de la escultura barroca andaluza de los siglos XVII y XVIII. Participa de ese revival de formas neobarrocas que tienen plena vigencia; es el desarrollo de un mensaje eterno inmanente en la escultura devocional, perfilado como arquetipo durante el seiscientos y que ha llegado a nuestros días de un modo inalterable. En este sentido, Eslava ha traducido los estilemas de Montañés, Cano, Gregorio Fernández o Mesa (sobre todo) para mostrarnos un juego de valores expresivos, semejantes en su sintaxis plástica a los ya enunciados.

Cristo se nos muestra en actitud de auténtico 'rigor mortis' en el propio momento del óbito; de decúbito supino sobre un lecho anexo a la labor imaginera. El autor dispuso la talla a la manera de figura exenta, incidiendo en una serie de elementos tanatológicos que acreditan el estudio del natural pero sin perder la mesura, el equilibrio que confiere a la imagen sacra, pese al dramatismo.

Si desarrollamos un discurso visual pormenorizado, nos daremos cuenta de la idea arriba expuesta. Así, las piernas se angulan como resultado de la posición ortostática en relación con el 'stipes'; las llagas de los pies tienen en el plano dorsal forma lanceolada propias del desgarro de tejidos; las contusiones con hematomas provocadas por los flagelos se hacen notorias en las piernas, tórax y abdomen así como zonas cianóticas en pies y rodillas. Las extremidades superiores son réplica traumatológica de lo ya descrito, si bien lo que llama poderosamente la atención en cuanto al plano composicional es la postura de la mano izquierda la cual está colocada sobre el pecho y corazón, en claro ademán de relajación y abandono total de la vida.

La zona púbica se resuelve a través de un anguloso perizoma, recogido con nudo y cuerda en las caderas dejando entrever el modelado anatómico. El tórax está henchido mientras el abdomen se contrae tal y como corresponde a la sintomatología propia del momento. El costado derecho presenta herida incisa de trayectoria elíptica; de esta hendidura brota abundante reguero de sangre que sigue la vertical del tronco hasta perderse en el paño.

El hombro derecho es reflejo de los momentos previos a la crucifixión. Así es palpable la escoriación provocada por el roce del madero o 'patibulum' a la hora de transportarlo, ocasionando una amplia herida de la que brotan numerosos surcos de sangre.

Toda la cabeza está tratada con gran virtuosismo. Finos hilos carminosos brotan desde las sienes para continuar su curso descendente hasta la regió supraclavicular; son testigos de las heridas provocadas por las púas de la corona. Una contusión en el malar derecho completa ese "mapa" traumatológico de esta parte, verdadero eje vectorial de nuestras miradas. Sus ojos entreabiertos y rehundidos están perdidos en la más completa oscuridad, la boca se entreabre para dar el último suspiro, la afilada nariz se recorta sobre la oquedad del féretro,... todo está consumado.

Eslava se ha erigido en el imaginero del dolor callado, íntimo, tan sólo roto por el canto elegíaco del Miserere que Ocón compusiera, sinfonía cada noche de Viernes Santo. Ahora todo es quietud porque el firmamento ha dejado de estremecerse... mañana la luz tiniebla de los cirios se tornará en letanías triunfantes al Resucitar de entre los muertos el Verbo que habitó entre nosotros.
Stacks Image 1594

Nuestra Señora de Fe y Consuelo

Atribuida a Antonio Asensio de la Cerda (Málaga, c. 1770-1771)

Imagen de candelero, con busto y manos en terracota policromada. Atribuida por el profesor J. A. Sánchez López al escultor Antonio Asensio de la Cerda y realizada en 1770-1771. Desde 1979 hasta 1993 formó parte del misterio de la Sagrada Mortaja como María Salomé. El cabildo de hermanos aprobó su incorporación a las imágenes titulares de la hermandad, y desde 1995 sale en procesión en el Misterio de la Sagrada Mortaja.

Tras el incendio que tuvo lugar en la Ermita del Monte Calvario el 26 de febrero de 2006, hubo de ser intervenida por Juan Manuel Miñarro (Sevilla). El fuego destruyó las capas de policromía de la imagen, dejando al descubierto la terracota en su modelado original del s. XVIII, más fino y delicado –sobre todo en cejas, boca, barbilla y cuello– que el que presentaba tras tres intervenciones, la última de la primera mitad del s. XX.

La imagen se policromó tomando como referencia las carnaduras de las manos originales –entrelazadas, que se conservaban en las dependencias de la ermita y no se vieron afectadas por las llamas– y empleando las técnicas de la época. La policromía se dio sin aparejos, directamente sobre el modelado para ocultarlo lo menos posible. La devanadera y los soportes para la corona son ahora más sólidos. En definitiva, la imagen volvió al origen de su hechura, presentando una estética muy en la línea de las dolorosas del s. XVIII del círculo de los Asensio de la Cerda.

Ambas imágenes fueron restauradas a expensas de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y fueron devueltas al culto el 16 de febrero de 2007.
Stacks Image 1528

María Magdalena

Anónimo (S. XIX) restaurada por Luis Álvarez Duarte (Sevilla, 1969), que le talló el pelo. Se encuentra arrodillada, y porta en sus manos los clavos.
Stacks Image 1685

María de Cleofás

Juan Ventura (Sevilla, 1980)

Se sitúa en el misterio junto a María Magdalena.
Stacks Image 1698

María Salomé

Juan Manuel García Palomo (Málaga, 1993)

Contempla la escena junto a la Santísima Virgen, acompañándola en su dolor. Porta la corona de espinas.
Stacks Image 1711

José de Arimatea

Juan Manuel García Palomo (Málaga, 1995)

Según la tradición, era el dueño del sepulcro donde se enterró Jesús. Porta en su mano el permiso de Pilato para el enterramiento.
Stacks Image 1724

Nicodemo

Juan Manuel García Palomo (Málaga, 1995)

Porta el sudario empleado para descender y trasladar el cuerpo de Jesús, así como un copón con una mezcla de mirra y aloe, para embalsamar el cuerpo de Jesús según la tradición hebrea.

Galería de imágenes

Santísimo Cristo Yacente de la Paz y la Unidad en el misterio de su Sagrada Mortaja
Santísimo Cristo Yacente de la Paz y la Unidad en el misterio de su Sagrada Mortaja
Santísimo Cristo Yacente de la Paz y la Unidad en el misterio de su Sagrada Mortaja y Nuestra Señora de Fe y Consuelo
Misterio de la Sagrada Mortaja
Misterio de la Sagrada Mortaja en su capilla
Santísimo Cristo Yacente de la Paz y la Unidad en el misterio de su Sagrada Mortaja
Misterio de la Sagrada Mortaja
Misterio de la Sagrada Mortaja
Nuestra Señora de Fe y Consuelo
Nuestra Señora de Fe y Consuelo
Nuestra Señora de Fe y Consuelo
Santísimo Cristo Yacente de la Paz y la Unidad en el misterio de su Sagrada Mortaja y Santa María Salomé